Picasso, el rey de los burdeles

Sin duda, el burdel infunde no sólo deseo turbulentos sino un pánico casi innombrable. Los ojos, prestos para la caza, de las prostitutas aterrorizan al neófito, aunque con propiedad nadie puede alardear de sentirse en ese ámbito como en casa. Picasso conocía de sobra la inmensa tensión que vive el hombre en la casa de citas, cuando comprueba que su "cacería sexual", a la manera de Acteón, le conviere a él mismo en pieza, cuerpo frágil que puede ser fácilmente despedazado. El desnudo obsceno de las llamadas "casas de tolerancia", esos coños abiertos de par en par como simas que succionan y entierran al que se atreve a mirar, obliga al artista a retroceder, a salir en busca de la calle, del anonimato protector. Acaso el artista malagueño pensaba que él era el único (pintor) capaz de aguantar el temblor de la tierra de las putas, contemplando, con los ojos descomunalmente abiertos, cuerpos que más que el placer parecían prometer la muerte.

10,58 €
En stock
A lista de deseos
Favorito0
Detalles del libro

Ficha técnica

ISBN
978-84-96775-14-5
Páginas
88
Formato
12 x 16,5 cm.
Comentarios
Sin comentarios
16 otros libros en la misma categoría:

Menú

Código QR

Ajustes

Compartir

Crear una cuenta gratuita para usar listas de deseos.

Registrarse

Crear una cuenta gratuita para guardar tus favoritos.

Registrarse